Sunday, 24 February 2008

Informe de Reporteros sin Fronteras sobre Bolivia

La tentación sensacionalista

La organización Reportes Sin Fronteras se atribuye la representación de los periodistas en todo el mundo, pero en realidad es una organización de marcada tendencia política conservadora, quizás porque ser conservador está ahora "de moda" en Francia, donde tiene su sede esta red. Con la presunción de "defender la libertad de expresión" sus posicionamientos políticos aparecen sistemáticamente alineados a favor de la libertad de empresa, antes que con el derecho a la comunicación. Su informe de 2008 sobre Bolivia lo prueba una vez más.

Para comenzar, el informe repite irresponsablemente esa cantaleta de que en la historia de Bolivia ha habido “más de 150 golpes de estado”... Es cierto que los propios periodistas bolivianos, igualmente irresponsables, manejan esa cifra alegremente, pero no por eso debemos excusar a una organización que pretende erigirse en el punto de referencia internacional sobre el periodismo responsable. Si la pereza intelectual impide a los “reporteros sin fronteras” interesarse realmente en la historia de nuestros países, mal podemos aceptar sus juicios de valor sobre la realidad actual.

Está claro que Reporteros Sin Fronteras hace sus informes “de oídas”, es decir, juntando pedacitos de información que no tiene capacidad de analizar ni de integrar adecuadamente. Lo que es más grave aún, en sus informes hay un sesgo sensacionalista cada vez mayor, lo cual le permite sin duda publicitar mejor sus actividades. Basta leer el informe sobre Bolivia, para darse cuenta de ello. ¿Podemos los periodistas bolivianos reconocernos en esa descripción que se hace de nuestro país? Pienso que no es solamente insultante para nosotros, sino que revela una gran ignorancia.

Las descripciones de periodistas heridos o maltratados en eventos públicos son una suma de titulares fuera de contexto, que al ser alineados en un solo párrafo ofrecen una imagen distorsionada y apretada de eventos que tuvieron lugar a lo largo de todo el año. No hay análisis, no hay información balanceada, no hay rigor. No esperamos “objetividad”, primero porque no existe la objetividad en el periodismo, y segundo porque ya conocemos la posición conservadora de Reporteros Sin Fronteras. Pero al menos algo de rigor y de análisis hubiera hecho de ese informe algo útil. Por el momento, no le vemos ninguna utilidad en favor del derecho a la comunicación.

La impresión general que deja el informe sobre Bolivia, es que en nuestro país se vive una situación que amenaza a la libertad de expresión de los periodistas. Es cierto que el Presidente Morales ha expresado amenazas muchas veces, pero ya sabemos que las cosas que dice no necesariamente se hacen realidad. Lo cierto es que los periodistas escribimos lo que queremos en Bolivia, y si hay algo de censura, es la que ejercen los dueños de medios, y no el Estado.

Los informes de Reporteros Sin Fronteras, por su sesgo sensacionalista, siempre destacan los hechos de violencia, las palizas que recibimos los periodistas (aunque en una manifestación pública a todos les llueve palo por igual), o los actos de represión física. Rara vez, sin embargo, se refieren a la censura cotidiana que se ejerce en los medios de difusión, y a la autocensura que ejercen los propios colegas periodistas que “saben” para quien escriben. Sin ese análisis, lo que queda en los informes es simplemente la imagen apocalíptica de la violencia.

Bolivia no es el ejemplo principal que revela las técnicas de desinformación de reporteros Sin Fronteras. Hay que ver sus informes sobre otros países también, para encontrar el mismo sesgo. Por ejemplo, en el caso de Venezuela, Reporteros Sin Fronteras denunció y demonizó la Ley RESORTE (Ley de Responsabilidad Social en la radio y Televisión), sin siquiera haberla leído. No hay un solo análisis que se remita directamente al texto de la Ley, todo es especulación sobre supuestos “atentados a la libertad de expresión”.

A diferencia de Médicos Sin Fronteras, donde se inspira el nombre, Reporteros Sin Fronteras no interviene en los países a favor del derecho a la comunicación. Lo único que hace es publicar denuncias mal articuladas y muchas veces poco fundamentadas.

Al igual que los informes de Transparencia Internacional sobre la corrupción, los de Reporteros Sin Fronteras están sesgados porque están basados en percepciones, y no en investigaciones serias. Estos observatorios internacionales que se arrogan el papel de jueces en países que apenas conocen, deberían ser examinados con lupa, pues sus informes no necesariamente contribuyen a nada.

Alfonso Gumucio - Tomado de Bolpress

Pueden encontrar los reportes de Reporteros sin Fronteras y Transparencia Internacional aquí y aquí.

4 comments:

BOLIVIA LIBRE said...

Por lo visto, de acuerdo a lo que escribes, solo deberíamos ver Canal 7 y leer ABI, siempre y cuando el régimen maSSista este en el poder claro está. A, y solo leer los comentarios de Alfonso Gumucio; quien es prácticamente la única persona que citas, aparte de reportes de ABI.

El título de tu blog te sale perfecto, realmente estás lleno de terror por la todavía continua vigencia de la libertad de prensa y expresión en el país. Y te aseguro que se volverá una pesadilla para ti pese a los intentos de Evo y el maSSismo de cerrar los medios de comunicación masiva en Bolivia. Ya los quiero ver cerrar El Deber, van a recular tan rápido como recularon de la toma de Viru Viro o de la carta de Sittel. Aquí el reporte de uno de tus diarios enemigos para que te orines de miedo
http://www.lostiempos.com/noticias/21-03-08/21_03_08_nac8.php
Me pregunto si ABI habrá publicado algo respecto a esto antes de hoy?

Por si acaso, no será tu nombre Jorge Nava; mira que por lo menos ideológicamente van a mano a mano.

Rebelde said...

Nunca he echado flores ni a TVB ni a ABI pero me he dado cuenta, al mismo tiempo, que en la blogosfera existen muchos otros que sí leen/miran esas fuentes en busca de verdades que les satisfagan y no encuentran. Muchas veces, me enteré de lo que dicen esos medios leyendo los disparates que algunos 'sesudos' intelectuales escriben en sus respectivas páginas. Así que, difícilmente podrías acusarme de estar parcializado en favor de esos medios (que desde hace mucho se han dedicado a promover lo que el gobierno de turno diga o haga como si se tratara de verdades irrefutables). Si quieres sugerir que los defiendo debes tener razones oscuras que justifiquen tus interpretaciones atropelladas, de las cuales, debo confesarlo, admito no tener ni idea.
Si te parece que leer lo que el señor Gumucio opina como comunicador es innecesario entonces no lo leas. Y si quieres leer a otros entonces lee mis artículos o los de otros comunicadores que están ampliamente difundidos en este blog y en otros más. No seas flojito. Si cito al señor Gumucio es porque sus opiniones profesionales son siempre relacionadas a analizar al gremio del periodista y creo necesario discutir al respecto, algo que nunca has hecho hasta ahora; pero, ya que te fue difícil entenderlo, pues pena, la ignorancia es algo que lastimosamente no puedo corregir, debes hacerlo solito.
¿Cerrar los medios de comunicación en Bolivia? Pucha, che. Es lo más chistoso que has exudado al éter en tus afanes de 'democracy figther'. Lástima que a mi me interese un comino que pasquines como El Deber cierren o no pues ese no es el objetivo de este blog, algo que tampoco pareces haber entendido.
¿Diarios enemigos? Segundo chiste del día. Mis enemigos son la mentira y el terror que periodistas irresponsables difunden sin asco sobre la población indefensa. Si crees que el periódico 'Los Tiempos' miente y aterroriza a la población, pues sí, entonces son mis enemigos. Gracias por aclararme de qué lado está ese periódico.
¿Jorge Nava? ¿Y ese, quién es?
Y sobre la 'temible circular de Sittel' no tengo nada que opinar pues no me interesa lo que diga ya que los derechos constitucionales de los comunicadores -descritos en la actual Constitución y en proyecto sometido a referendo- están plenamente garantizados. Parece que, otra vez, estás pecando de ignorante en este mísero asunto. Finalmente, ya que quieres seguir haciendo barullo al respecto, infiero que no eres más que uno más de los que anda propagando el miedo y el terror que busco apagar con este blog. Pero, ¿sabes?, eso es bueno, pues significa que en la blogosfera sí existe la necesidad de un blog como el mío. Así, quizás pueda aminorar el efecto de las mentiras propagadas irresponsablemente por mentirosos virtuales que se visten bonito para poder impresionar a todos aquellos que les crean a ojo cerrado. Cuéntame como uno de los que no lo hacen.

Saludos


P.D.,
aunque ya me cansa repetirlo, no puedo dejar de insistir en una cosa: no soy masista (con simple 'ese' para no mentir subyacentemente a la gente que lee esa palabra).

BOLIVIA LIBRE said...

No te enojes rebelde sin causa, es que a mi me gusta escribir con algo de pimienta y otro poquitín de ulupica. Vayamos al grano ya que según su merced mi intelecto no da para poder ensalzarnos en un discusión franca, me gustaría que me dirigieras hacia que medio de comunicación te parecería a ti miente menos, para así, como tú dices, informarme sin aterrorizarme. Sin tomar en cuenta claro esta tu distinguida página, la cual ya se como acceder. Se le agradece el dato, saludos libertarios y autonómicos.

Rebelde said...

Lee los links que recomiendo, pues.
No voy a ser tan insensato como para citar un medio que sea el que 'difunde la información menos mentirosa' de los que tienen Bolivia; ya dije, en otro post, que no existe ninguno en Bolivia -al menos yo personalmente no creo que exista alguno. Lo que sí existen son periodistas -muy pocos- que de veras están trabajando siguiendo un código ético apegado a la verdad. Algunos de esos participan en esta página y otros lo hacen en diversos 'miedos de incomunicación' bolivianos contra viento y marea. Identifícalos solito, pues no soy tu mozo para guiarte de la manito debido a razones evidentes como las que disparas a través de la red.
Y, respecto a tu estilo de escribir, pues sí. Ya me dí cuenta de tus estereotipos y de tus interminables desviaciones mediáticas. No es un secreto aunque tú sí te lo creas.

Saludos Rebeldes [Socialistas Libertarios]

P.D., Deja de insisitir tanto con formar frentes, esto no es una guerra.